Riesgos y complicaciones de la escleroterapia: lo que todo paciente debe saber

Riesgos escleroterapia

La escleroterapia de varices es un procedimiento mínimamente invasivo ampliamente utilizado para el tratamiento de várices y otros problemas circulatorios. Consiste en la inyección de un agente esclerosante dentro de la vena afectada, lo que provoca una reacción inflamatoria que lleva a la obliteración del vaso.

Aunque generalmente es un procedimiento seguro, ciertas complicaciones pueden presentarse por la esclerosis de las venas, por ello es importante que el paciente conozca los posibles riesgos antes de someterse a una escleroterapia.

Desventajas y complicaciones de la esclerosis de varices

En primer lugar, veamos de modo global algunas de las desventajas o complicaciones que puede ofrecer a nuestros pacientes la escleroterapia química en el tratamiento de las arañitas vasculares o pequeñas varices:

  • No suele eliminar varices mayores de 5 mm, siendo que las mismas pueden requerir cirugía.
  • Puede necesitarse de varias sesiones de esclerosis para tratar todas las varices.
  • En algunos casos las venas pueden volver a abrirse con el tiempo o formarse nuevas telangiectasias
  • No corrige la insuficiencia venosa crónica significativa o grave.
  • Ofrece cierto grado de riesgo de pigmentación o ulceración cutánea en el sitio de aplicación.
  • Es posible que exista leve dolor, ardor o sangrado durante el procedimiento.
  • Pueden formarse pequeños hematomas o irritación temporal tras la inyección.

Complicaciones graves pero muy raras

Los eventos adversos graves como accidente cerebrovascular, embolia pulmonar o muerte son extremadamente raros después de una escleroterapia, con una incidencia menor al 1%. Sin embargo, es importante tener en cuenta esta pequeña posibilidad al considerar someterse al procedimiento.

El uso de espuma en lugar de líquido parece incrementar levemente la probabilidad de complicaciones sistémicas graves. Preparar la espuma con CO2 en lugar de con aire reduce significativamente estos riesgos.

Complicaciones menores relativamente frecuentes

Aunque las complicaciones severas son muy poco probables, los efectos adversos leves ocurren con mayor frecuencia. Entre el 0% y 55% de los pacientes experimentan algún efecto secundario menor luego de la escleroterapia.

Los más comunes son:

Cambios de Pigmentación

Pueden suceder manchas oscuras a lo largo de las venas tratadas, también es posible que se presente hipopigmentación. Ocurre en 10-30% de pacientes pero usualmente se resuelve espontáneamente en pocos meses.

Hiperpigmentación

Las causas de la hiperpigmentación luego de una escleroterapia de varices son:

  • cuando el líquido se filtra fuera de la vena hacia el tejido circundante puede causar una reacción inflamatoria que estimula la producción excesiva de melanina.
  • Localización: Las zonas con piel más fina como el dorso del pie o el maléolo medial son más propensas
  • Esclerosantes del tipo del polidocanol (detergente) tienen mayor riesgo de pigmentación que agentes osmóticos como la glucosa. Las concentraciones altas también incrementan el riesgo.
  • Fototipo cutáneo: Pieles más oscuras con mayor concentración basal de melanina tienen tendencia aumentada a desarrollar hiperpigmentación post-procedimiento.
  • Exposición solar: La radiación UV puede exacerbar y perpetuar la pigmentación inducida por la escleroterapia.

Hipopigmentación

Es la contraparte al problema de la hiperpigmentación y resulta una complicación cosmética muy angustiante que debe prevenirse con máximo cuidado en pieles más oscuras al realizar escleroterapia de varices. La hipopigmentación es un efecto adverso poco común pero reportado en personas de piel morena o fototipos altos.

Algunos puntos clave sobre la hipopigmentación como complicación de la fleboesclerosis son:

  • Ocurre por la destrucción o reducción de melanocitos, las células productoras de melanina en la piel.
  • Es más evidente y preocupante en pieles más oscuras, donde el contraste con áreas despigmentadas es mayor.
  • Puede ser consecuencia de la injuria química por extravasación del agente esclerosante a dermis.
  • También puede deberse a la inflamación generada por múltiples punciones e inyecciones.
  • Las zonas con pigmentación basal más oscura son más propensas durante la escleroterapia.
  • La hipopigmentación puede ser temporal o permanente dependiendo de la severidad del daño.
  • Se recomienda advertir a pacientes con fototipos IV a VI sobre este potencial riesgo.
  • El uso de agentes osmóticos como la glucosa reduce la probabilidad de hipopigmentación.
  • Una técnica de inyección precisa minimizando la injuria es fundamental para intentar prevenirla.
  • No existe un tratamiento efectivo disponible actualmente una vez está establecida la despigmentación.

Dolor

Moderado a severo durante la inyección o después del procedimiento. Indica una posible extravasación del agente esclerosante. Se debe principalmente al daño e irritación vascular inducido por el procedimiento y el agente esclerosante inyectado que si se filtra fuera de la vena, hacia tejidos adyacentes, que provoca inflamación dolorosa. El líquido también puede causar distensión y espasmo de la vena, irritando terminaciones nerviosas e induciendo dolor. Sustancias como el polidocanol irritan la íntima vascular, sensibilizando nociceptores y fibras nerviosas. También la formación de un trombo dentro de la vena inflamada también resulta doloroso.

Una técnica cuidadosa del especialista y uso de anestésicos locales pueden minimizar esta molesta complicación

Inflamación

Hinchazón leve de la zona tratada. Puede ser local o regional.

Una inflamación de la extremidad debe alertar el peligro de una trombosis venosa concurrente, sobre todo en pacientes con factores de riesgo como estados protrombóticos (embarazo, cáncer, trombofilia, etc) o trombosis venosa previa.

Ardor y erupciones cutáneas

ocurren ocasionalmente y pueden deberse a hipersensibilidad.

Cefalea, mareo y malestar general

La cefalea, mareo y malestar general que algunos pacientes experimentan después de una escleroterapia de varices son más frecuentes con el uso de espuma como esclerosante y puede deberse a:

  • Migración de microburbujas de aire al sistema venoso profundo y circulación sistémica, especialmente cuando se usa la técnica de microespuma. Esto puede ocurrir si se inyecta muy rápido o en exceso.
  • Vasodilatación refleja causada por la irritación e inflamación de las terminaciones nerviosas en las venas tratadas.
  • Reacciones vagales por el dolor asociado al procedimiento en algunos pacientes sensibles.
  • Caída transitoria de la presión arterial por el dolor agudo de las inyecciones que adicionalmente puede causar mareo momentáneo.
  • Ansiedad y estrés anticipatorio al procedimiento en ciertos pacientes.
  • Sustancias químicas como el polidocanol pueden actuar como irritantes sistémicos leves.
  • Vasculitis e inflamación de vasos sanguíneos menores por efecto del agente esclerosante.
  • En pocos casos, puede indicar el inicio de una complicación mayor como una reacción alérgica sistémica al agente inyectado.

La cuidadosa selección de pacientes y la técnica precisa durante la escleroterapia son claves para reducir estos efectos adversos.

Factores que aumentan el riesgo de complicaciones

Ciertos factores se han asociado a una mayor tasa de eventos adversos luego de la escleroterapia:

  • Uso de espuma en lugar de líquido.
  • Preparación de la espuma con aire vs. CO2.
  • Tamaño grande de las burbujas de espuma.
  • Altas concentraciones del agente esclerosante.
  • Inyección de grandes volúmenes de espuma.
  • Técnica de inyección deficiente.
  • Foramen oval permeable u otras fallas cardíacas.

Prevención de complicaciones

La mayoría de las complicaciones de la escleroterapia pueden prevenirse siguiendo algunas recomendaciones:

  • Usar la mínima cantidad efectiva de agente esclerosante.
  • Preferir líquido sobre espuma si es posible.
  • Usar espuma con CO2 y no con aire.
  • Asegurar un tamaño de burbuja adecuado en la espuma.
  • Extremar la técnica aséptica y de inyección cuidadosa.
  • Considerar el uso profiláctico de antiinflamatorios y antibióticos.
  • Aplicar compresión luego del procedimiento.

Conclusión

En manos experimentadas y siguiendo las medidas adecuadas, la escleroterapia es un procedimiento muy seguro con bajo riesgo de complicaciones significativas. Sin embargo, es importante informar al paciente sobre los posibles eventos adversos antes de obtener su consentimiento. Una cuidadosa selección de casos, adecuada técnica y experiencia del especialista minimizan los riesgos y optimizan los resultados.

Referencias

  1. Paraskevas P, Koutsoumpelis G, Ntagiopoulos N, Rentouli V, Touloupakis E. Complications of Sclerotherapy with Foam: Systematic Review and Meta-Analysis. Ann Vasc Surg. 2022;82:145-158.
  2. Parsi K, Exner T, Connor DE, et al. The lytic effects of detergent sclerosants on erythrocytes, platelets, endothelial cells and microparticles are attenuated by albumin and other plasma components in vitro. Eur J Vasc Endovasc Surg. 2008;36(2):216-223.
  3. Ceulen R, Bullens-Goessens Y, Piérard G. The knowns and unknowns of sclerotherapy. J Dermatolog Treat. 2018;29(5):459-467.
  4. Guex JJ. Complications and side-effects of foam sclerotherapy. Phlebology. 2009;24(6):270-4.
  5. Yamaki T, Nozaki M, Sakurai H, Takeuchi M, Soejima K, Kono T. Prospective Randomized Efficacy of Carbon Dioxide Foam Sclerotherapy Compared With Liquid Sclerotherapy for Treatment of Incompetent Great Saphenous Veins. J Vasc Surg. 2012;55(5):1442-1447.
  6. Gillet JL, Donnet A, Lausecker M, et al. Pathophysiology of visual disturbances occurring after foam sclerotherapy. Phlebology. 2017;32(9):589-597.
  7. Rathbun SW, Norris A, Stoner J. Efficacy and safety of endovenous foam sclerotherapy: meta-analysis for treatment of venous disorders. Phlebology. 2012;27(8):389-99.

Gracias por Visitarnos