Escleroterapia sin éxito: ¿por qué falló la eliminación de tus arañitas vasculares y qué puedes hacer?

Te sometiste a todas las sesiones de escleroterapia venosa que te indicó el especialista, soportaste las molestias del procedimiento, usaste las medias de compresión religiosamente durante semanas… Pero al quitarlas, las odiosas arañitas vasculares siguen ahí como si nada?!.

La frustración es comprensible. Te contamos por qué podría fallar la escleroterapia y qué opciones se ofrecen para mejorar los resultados.

Causas posibles del fracaso de la escleroterapia

Existen algunos motivos por los que la terapia de inyección esclerosante puede no lograr eliminar tus varices:

  • Varices muy grandes: la escleroterapia tiene mayor efectividad en venas menores a 5 mm. Entre más grande el diámetro, disminuyen las probabilidades de éxito.
  • Poca precisión de la inyección: si el agente esclerosante no se deposita correctamente dentro de la vena, no cumplirá su función.
  • Dosis insuficiente de agente esclerosante: se requiere una cantidad adecuada para irritar la pared venosa completamente.
  • Complicaciones durante la inyección: sangrado o fuga del agente hacia tejidos cercanos impide que cumpla su acción esclerosante.
  • Movimiento del paciente durante la sesión: dificulta acertar la aguja dentro de la vena.
  • Mala elección del agente esclerosante: algunos funcionan mejor que otros dependiendo del paciente.
  • Compresión inadecuada después del procedimiento: no usar las medias como se indica puede reducir la efectividad.
  • Expectativas irreales del paciente: la escleroterapia no elimina el 100% de varices en todos los pacientes.

Opciones tras la falla de escleroterapia

Si la primera ronda de sesiones no logró los resultados esperados, aún hay opciones:

  • Sesiones adicionales de escleroterapia: corrigiendo errores y con nueva técnica, puede mejorar el éxito.
  • Cambiar a otro agente esclerosante más potente como la espuma o microespuma.
  • Combinar escleroterapia con terapia láser para potenciar la eliminación de varices.
  • Probar la radiofrecuencia en varices residuales: emplea, al igual que el láser endoluminal, calor controlado para sellar venas.
  • Flebectomía quirúrgica: extracción mini-invasiva de los troncos varicosos restantes.
  • Cirugía de banding de varices: ligaduras en puntos estratégicos para eliminar reflujo.

Examina conjuntamente con el especialista las causas del fracaso y la mejor estrategia a seguir. La mayoría de pacientes logra eliminar buena parte de sus varices combinando adecuadamente estas terapias.

Un especialista capacitado sabrá minimizar los riesgos y obtener los mejores resultados posibles con la escleroterapia. Esta sigue siendo una excelente opción mínimamente invasiva para eliminar molestas varices en piernas.

Gracias por Visitarnos