Varices en el embarazo

Varices durante el embarazo

Dra. Onelia Greatty

Las venas varicosas son venas agrandadas que reconocemos con mayor frecuencia en los miembros inferiores, pueden verse de color levemente azulado, a menudo se ven como cordones y pueden aparecer abultadas sobre la piel e incluso con aspecto retorcido.

El desarrollo de las venas varicosas se ha asociado con múltiples factores predisponentes como la edad, el sexo, el embarazo, la herencia, el hábito corporal y el estilo de vida.

¿Por qué salen varices durante el embarazo?

Se cree que una de las razones principales del mayor riesgo de varices en las mujeres durante el embarazo está relacionada con los efectos hidrostáticos y hormonales de la gestación que hacen que las venas se expandan por lo que el embarazo se asocia con un aumento significativo del riesgo en el desarrollo de venas varicosas sugiriéndose que las probabilidades para las mujeres con antecedentes de embarazo en el desarrollo de estos vasos aumentan significativamente en un 82% y la aparición de nuevas varices por embarazo puede llegar a una tasa del 28% .

Durante la gestación se producen adaptaciones fisiológicas que predisponen la aparición de edema (hinchazón) y varices, por lo que el embarazo es un factor de riesgo para el desarrollo de estos problemas. En parte debido a que el volumen plasmático aumenta progresivamente entre un 30 y un 60 % desde el inicio de la gestación hasta la semana 32, lo que condiciona a una cierta dilución de la sangre (hemodilución) que trae consigo la anemia fisiológica de la mujer embarazada. Ante este aumento del volumen de sangre, las venas aumentan su capacidad ayudadas por efecto de relajación de la hormona progesterona, así las venas están bajo mayor presión, favoreciendo con ello el edema. Adicionalmente, el aumento del peso uterino (aumento de tamaño de la matriz para alojar al feto) genera una elevación de la presión abdominopélvica dificultando con ello el retorno venoso a las venas pelvianas y de la vena cava inferior, favoreciendo de esta forma el desarrollo de varicosidades.

Al aumento de la presión venosa que sucede en la embarazada, aumento del volumen sanguíneo y cambios hormonales, se suma la reducción de la velocidad de flujo dentro de las venas profundas que en conjunto predisponen a las mujeres a padecer de insuficiencia venosa crónica y al desarrollo de varices durante el embarazo

Varices heredadas

En aproximadamente el 50% de los casos, la condición de varices asociadas al embarazo se presenta en familias, y probablemente está relacionada con una debilidad heredada en las paredes de las venas o de las válvulas dentro de las venas que en condiciones normales deberían impedir que la sangre retroceda pero que en estos casos empiezan a fallar.

Hay estudios que señalan que alrededor del 50% de las mujeres en los Estados Unidos de América padecen algún tipo de problema de venas durante el embarazo.

A más embarazos mayores riesgos de varices

Las consecuencias del embarazo pueden dar lugar a enfermedad venosa solo durante el embarazo o, especialmente en multíparas (mujeres con múltiples partos).

Manifestaciones de la insuficiencia venosa durante la gestación

Entre los síntomas de las mujeres embarazadas con insuficiencia venosa están el edema o hinchazón, los calambres nocturnos, entumecimiento, hormigueo, las piernas pueden sentirse pesadas y adoloridas. El dolor es una manifestación común en estos casos.

Durante el embarazo pueden aparecer o acentuarse las venas varicosas en las extremidades inferiores, no obstante las varices también pueden formarse alrededor de la vagina, por encima del pubis, en la vulva (las varices vulvares en el embarazo son más visibles en los labios mayores), en la ingle y también se pueden ver en las nalgas.

Otros sitios donde se forman venas tortuosas pero que no vemos son las varices en el útero (matriz), y la pelvis. El síndrome de congestión pélvica (SCP) es una causa importante de dolor pélvico de origen ginecológico asociado a varices pélvicas (son varices internas que no vemos) que se puede presentar a futuro en estas mujeres que han tenido varices gestacionales.

Los síntomas dolorosos del SCP aumentan por estímulos que aumentan la presión intraabdominal y la irrigación pélvica, como el coito, la marcha, la posición de pie por largos periodos,levantar pesos, mientras que cede al reposar en decúbito supino.Pueden generar dolor postcoital que ocasionalmente puede durar horas o días llevando secundariamente a disfunción sexual.

Las varices vulvares pueden verse en una de cada cinco embarazadas. Algunas pacientes pueden presentar edema vulvar (hinchazón en la vulva). La aparición de edema y varices en la vulva son circunstancias que que actúan como factor de riesgo añadido para el trauma perineal durante el parto e influyen en la aparición del dolor, en la sensación de pesadez vulvar y en el aumento del tono de la zona del suelo pélvico.
El embarazo es también un factor de riesgo para la trombosis venosa.

Diagnóstico

A parte de la historia clínica de la paciente y el examen físico el método diagnóstico ideal para los trastornos venosos del embarazo es la ecografía Doppler.

Tratamiento para las varices en el embarazo

Medias para varices baratas

El principal tratamiento de la insuficiencia venosa en las mujeres embarazadas es la terapia conservadora, solo en casos excepcionales se plateará otro tipo de tratamiento. La educación tiene un rol muy importante en la seguridad de la madre y el feto, orientada por un equipo de profesionales en salud.

En embarazo y la lactancia se encuentran entre las contraindicaiones de la ablación (retiro) de las varices. En esos casos se prefiere el tratamiento conservador donde vuelve a ser un pilar fundamental el uso de las medias compresivas para varices. Las medias elásticas de compresión graduada decreciente son efectivas para tratar los síntomas de las venas varicosas si se usan diariamente y puede evitar la necesidad de un tratamiento más invasivo, además vienen en modelos para embarazadas como las siguientes:

El tratamiento temprano de las várices puede revertir los síntomas de congestión venosa y minimizar sus complicaciones. El tratamiento se hace más urgente si existen complicaciones coexistentes como el sangrado, inflamación de la vena(flebitis), coágulos (trombosis), dermatitis o úlceras.

En general, es mucho más fácil tratar las venas cuando son más pequeñas, ya que el tratamiento temprano tiende a ser menos complicado. Se recomienda que las pacientes con varices conocidas se traten antes del embarazo para minimizar los riesgos.

No hay pruebas suficientes sobre los tratamientos para las varices y el edema de la pierna en el embarazo. lo escaso de estudios publicados sobre el uso de los tratamientos farmacológicos de la insuficiencia venosa en las embarazadas dificultan en ocasiones el manejo de esta condición. Existe evidencia de calidad moderada que sugiere que los fármacos rutósidos parecen ayudar a aliviar los síntomas de las varices al final del embarazo, la indicación de cualquier fármaco en esta condición debe ser hecha por un médico.

Varias medidas han sido propuestas para el manejo de la insuficiencia venosa durante el embarazo, algunas de ellas son:

Uso de medias compresivas

Con la elastocompresión mediante las medias compresivas se aplica una presión externa a las venas superficiales de modo que el diámetro de las venas se reduce, con lo cual aumenta la velocidad de la sangre y el retorno sanguíneo al corazón.

Comprar medias de varices para embarazadas

Aquí algunas medias entre baratas y no tanto, es de hacer notar que la calidad es muy importante,
que están denominadas como medias maternas:

Ejercicios y fisioterapia:

Realizar ejercicios circulatorios para miembro inferior descritos (Casley-Smith y cols).
Realizar contracciones del suelo pélvico como estímulo circulatorio. La práctica de este ejercicio consiste en contraer y relajar de manera repetida la musculatura del suelo pélvico. Los ejercicios pueden realizarse en varias posturas (sentada, de pie, acostada) y se recomienda sean dirgidos por un fisioterapeuta. Las contracciones del suelo pélvico favorecen el estímulo circulatorio de la zona, activando la evacuación del líquido intersticial acumulado.

En tercer lugar, se les enseña a las futuras mamás a adoptar la postura favorecedora del retorno venoso de la zona genital conocida con el nombre de posición mahometana. La paciente se coloca boca abajo apoyada sobre su pecho y rodillas.

En algunos casos se aplican técnicas de drenaje linfático.

Posturas sugeridas para las embarazadas

También se recomienda mientras la barriga lo permita elevar las extremidades inferiores por la noche y durante los periodos de descanso durante el día.

Algunos obstetras recomiendan que las mujeres embarazadas descansen sobre su lado izquierdo ya que la vena cava inferior está a la derecha, por lo que al descansar sobre su lado izquierdo alivia la compresión del útero y disminuye la presión sobre las venas de las piernas y los pies.

Tratamientos invasivos

para la mujer embarazada no se recomienda ningún tratamiento intervencionista o invasivo (cirugía, láser endovascular, inyecciones con esclerosantes, etc) solo en casos excepcionales. Se habla de que los tratamientos invasivos se prefieren sólo después de tres o cuatro meses luego del nacimiento.

Crema anti varices en el embarazo y otros remedios

No conocemos estudios multicéntricos en las bases de datos más conocidas que avalen el uso de crema para varices embarazo, cuando salga uno por favor me lo envían. Tampoco el de remedios naturistas. Los medicamentos venotónicos más conocidos (rutosidos) ayudan a calmar los síntomas y deben ser indicados por un médico.

¿Se quitan las varices después del embarazo?

Suscripción

Las venas varicosas generalmente mejoran dentro de los 3 meses posteriores al parto y pueden desaparecer durante el primer año, lo que no quiere decir que no puedan reaparecer después, aumentando este riesgo en las multíparas.

Varices en el embarazo: Riesgos y Complicaciones

La causa más importante de mortalidad materna en los países occidentales es la enfermedad tromboembólica venosa, es decir la formación de coágulos en las venas con potencial de migrar principalmente a los pulmones.

La mujer embarazada se encuentra en un estado de hipercoagulabilidad (aumento de la coagulación) que le prepara para el parto y reduce la pérdida de sangre durante el mismo, sin embargo este mismo estado en presencia de varices que enlentecen el flujo sanguíneo eleva significativamente el riesgo de la aparición de este tipo de complicaciones.

Otras complicaciones son el sangrado de varices como puede suceder por ejemplo en casos importantes de varices vulvares que han terminado en cesáreas para evitar esta complicación, siendo que la cesárea es controvertida ante el riesgo tromboembólico, por ello insisto que para un feliz término del embarazo en estas condiciones debe haber un equipo multidisciplinario asistiendo a la paciente y su hijo.

Referencias Bibliográficas

Smyth RM, Aflaifel N, Bamigboye AA. Interventions for varicose veins and leg oedema in pregnancy. Cochrane Database Syst Rev. 2015;(10).

Standfield NJ. A systematic review and meta-analysis of the risk for development of varicose veins in women with a history of pregnancy. 2016;

Cueva Reguera M de la, Martínez Pascual B, Rodríguez Sanz D. Drenaje linfático manual intracavitario en la reducción del trauma perineal y la sintomatología del edema gestacional: a propósito de un caso. Intravaginal manual lympathic drainage in reducing perineal trauma and perineal oedema symptoms during pregnancy: a case study [Internet]. 2015

Valenciano LPR, Fonseca HE, Sánchez PC, Bermúdez JG. Generalidades de las venas varicosas en miembros inferiores y su tratamiento durante el embarazo: una revisión narrativa. Enferm Actual Costa Rica. 2018;(35).
Martí Sáez E. Trombofilia y embarazo. 2016;

Díaz-Reyes CG. Várices pélvicas y síndrome de congestión pélvica en la mujer. Rev CES Med Vol. 2012;26(1).
DePopas E, Brown M. Varicose Veins and Lower Extremity Venous Insufficiency. In: Seminars in interventional radiology. Thieme Medical Publishers; 2018. p. 056–061.

Hasa R, Celami R, Preza K, Milo A, Kaci M. Varicose Veins during Pregnancy, Diagnosis and Treatment. Angl J. 2015;4(2).

¿Te resultó útil esta publicación?

¡Haz clic sobre las estrellas para puntuar esta publicación!

Puntuación promedio / 5. Conteo de votos:

¡Qué bien que encontraste útil esta publicación! ...

Sería Maravilloso que nos siguieras en las redes sociales!