Varices vulvares


En este artículo hablaremos de las varices vulvares, un tipo de varices genitales, que suele asociarse con el embarazo caracterizadas por venas dilatadas y tortuosas en la vulva y que nos ha tocado atender en algunos momentos de nuestra práctica profesional en la sala de diagnóstico.

Se estima que alrededor del 20-30% de las mujeres presentarán signos de insuficiencia venosa durante su primer embarazo y se presume que esta tasa se duplica en las multíparas. De ellas cerca del 4-6% de las mujeres embarazadas llegan a presentar varices vulvares. Estas últimas son a menudo asintomáticas refiriéndose que menos del 1% de ellas dan síntomas y la mayoría dejan de ser evidentes después del parto. Suelen notarse luego del segundo embarazo y los embarazos repetidos las pueden convertir en permanentes. Pueden aparecer de modo aparentemente aislado, también asociadas a varices de los miembros inferiores o acompañado al síndrome de congestión pélvica. La mayoría desaparece espontáneamente luego de la semana 6 del postparto.

Entre sus causas principales están la obstrucción venosa, el aumento de la presión venosa y el reflujo de una serie de estos vasos, además de las causas hormonales mediadas principalmente por la progesterona y los estrógenos.

Las Causas de las varices vulvares son

    1. Predisposición genética a presentar varices debido a un tejido conectivo venoso con alteraciones estructurales que favorecen su dilatación.
    2. Aumento de presión pélvica debido a embarazos o incluso tumores. En estos casos la elevación de la presión de la vena cava y vasos ilíacos e hipogástrica se acentúa si ya existían varices o trombosis pélvica previa al embarazo.
    3. Otras causas de aumento de presión venosa como la falla cardíaca derecha, insuficiencia de ramos del cayado safeno (pudenda externa, cutánea abdominal).
    4. Alteraciones hormonales: Elevación de estrógenos y progesterona, a predominio de la segunda, asociados al embarazo.

Conexiones venosas en las varices de la vulva

Las venas vulvares son afluentes de las venas ilíaca interna, ilíaca externa y de las venas las sacras laterales, al ser venas extrapélvicas presentan válvulas.

El drenaje hacia las venas ilíacas externas sucede a través de las venas pudendas externas y cutáneas abdominales que llegan al cayado de la safena mayor, de allí luego a la vena femoral común e ilíaca externa. Por ello no es de extrañar que se vean asociadas a insuficiencia del tronco de la vena safena mayor.

Hay otras vías de formación a través de las venas isquiáticas, glúteas y hemorroidales inferiores. Pueden ser también la manifestación de venas ováricas insuficientes que podrían verse por flebografía. En el síndrome de congestión pélvica puede acompañarle donde los ejes gonadales se encuentran también dilatados, avalvulados con flujo invertido así como también de las ramas tributarias hipogástricas.

Características de las varices vulvares

Las várices vulvares son venas dilatadas a nivel de la vulva, generalmente unilaterales. Suelen aparecer por primera vez entre el 4to a 6to mes de gestación, mientras que en embarazos sucesivos puede aparecer más temprano, incluso a partir de la 2da semana.

Síntomas que pueden acompañar a las varices de la vulva

    • Aumento de volumen a nivel de la vulva que puede verse como protrusiones venosas de consistencia suave
    • Generalmente son unilaterales
    • Pueden acompañarse de Dolor o disconfort en el área de la vulva, especialmente al estar de pie por tiempo prolongado, durante el ejercicio o también durante o después del coito (dispareunia: dolor asociado a la práctica sexual).
    • Se ha descrito aumento de secreción vaginal
    • Edema perilesional
    • Cambios de coloración de la piel, en ocasiones con eczema, prurito y/o calor local.
    • Puede darse el caso de trombosis de estos vasos acompañado de endurecimiento, eritema y dolor agudo.
    • En ocasiones se pueden observar varices atípicas en miembros inferiores.
    • Pueden acompañarse de varices en la pared vaginal
    • 0,6 a 0,8% de ellas son capaces de provocar varicorragias de importancia.


Tratamiento de las varices vulvares

El tratamiento debe ser consultado a un equipo médico donde un ginecólogo y un especialista en enfermedades vasculares participen de manera conjunta.

Para determinar un plan terapéutico hay que establecer si se trata de varices aisladas o si muestran conexiones con venas de la pelvis o de los miembros inferiores. No existen protocolos estandarizados para el diagnóstico ni para el tratamiento. Puede realizarse un eco Doppler transvaginal, de venas de los miembros inferiores, resonancia magnética, tomografía o flebografía, el tratamiento en casos que no reviertan espontáneamente o que presenten complicaciones será individualizado y dependerá del mecanismo de producción, de los resultados esperados en función del caso y puede variar entre los métodos endovasculares o la cirugía, acompañados o no de escleroterapia de pequeños remanentes. En caso de varicorragia debe hacerse compresión de la región sangrante y acudir al médico.

Reloj Monitor de múltiples parámetros

Artículos relacionados:

Dra. Onelia Greatty