Soplo


El término soplo deriva del sonido (similar al soplar) originado por la turbulencia de la sangre cuando atraviesa algunas estructuras cardiacas o vasculares siendo audible con el estetoscopio. Aunque tener un soplo puede ser signo de enfermedad en algunas ocasiones no lo es denominándose  como soplos funcionales (fisiológicos o inocentes), estos últimos no son raros y no ameritan tratamiento.

Los soplos debido a enfermedades cardíacas o vasculares pueden ser signo de diferentes manifestaciones, congénitas o adquiridas, y ameritan la evaluación especializada.

Podemos presentar un soplo en las siguientes condiciones:

  • En casos de aumento de la turbulencia de la sangre sin enfermedad cardiaca o vascular: por ejemplo en casos de anemia, la disminución de la densidad de la sangre acentúa la turbulencia de la misma en su paso por el corazón como puede verse en algunas mujeres embarazadas bajo esta condición. Otras causas de aumento de la turbulencia de la sangre sin  que necesariamente exista enfermedad cardiaca son la fiebre o el hipertiroidismo.
  • En algunos niños, por la delgadez de la caja torácica es posible oír mejor la turbulencia sanguínea  normal originando el llamado soplo inocente. Si el pediatra sospecha que el niño puede tener algo más importante que un soplo funcional, lo derivará a un cardiólogo infantil.
  • En casos de comunicaciones anormales entre cavidades cardiacas o vasos (ejemplos: comunicación interventricular, fístulas arteriovenosas, persistencia del ducto arterioso, etc).
  • En situaciones de estrechez de las válvulas cardíacas o vasos sanguíneos (estenosis), ejemplo en el primer vídeo.
  • En situaciones de regurgitación de la sangre por las válvulas cardíacas:  paso hacia atrás de la sangre por una válvula con cierre defectuoso (insuficiencia valvular), ejemplo en el segundo vídeo.


Les dejo algunos vídeos de casos donde existen soplos anormales o patológicos:

Ecocardiograma de paciente con estenosis mitral. En este caso se aprecia con color rojo la turbulencia de la sangre al pasar por la válvula estrecha.

 

Resonancia magnética donde se observa el flujo de la insuficiencia de la válvula aórtica como un chorro que a manera de spray se devuelve por un pequeño orificio luego de ascender por la aorta (el flujo de la regurgitación se ve un poco más oscuro y se dirige de arriba hacia abajo en el vídeo).

Artículos relacionados:

 

Dra. Onelia Greatty