Sístole y diástole no cardíacas

Para más de uno de nosotros es una sorpresa cuando nos enteramos que la sístole y la diástole no son actividades exclusivas del músculo cardíaco. En el sistema venoso de nuestras extremidades se aplican estos conceptos asociados a la contracción y relajación muscular que origina un gasto o volumen sanguíneo bombeado por unidad de tiempo.

Como ya hemos mencionado en otros artículos el flujo venoso es dependiente de un sistema de bombas y presiones, entre estas bombas se haya la bomba válvulo-muscular de las extremidades (bomba muscular, bomba músculo aponeurótica) la cual es una unidad anatómica y funcional compuesta por las venas, sus válvulas y los músculos esqueléticos, estos últimos dependen para su buen funcionamiento del sistema articular y neurológico. Esta bomba válvulo-muscular actúa en ciclos de movimiento con fases sistólicas y diastólicas.

 

Etapas de diástole y sístole
Etapas de diástole y sístole de la bomba muscular

 

Sístole

En este caso no es más que la contracción de los músculos de las extremidades (con mayor frecuencia referido a la pantorrilla)  que al engrosarse  aumentan la presión del compartimiento fascial generando la compresión extrínseca de las principales venas profundas que contiene y de las venas sinusoidales intramusculares, debido a la presión que esto genera se llevará a cabo por debajo del segmento comprimido el consecuente cierre valvular  (válvula de entrada) debido a aumento de presión venosa y la apertura de las válvulas por encima del mismo segmento (válvula de salida) llevando al vaciamiento de las venas con un flujo que de manera normal debe ser direccionado hacia el tronco. Durante la sístole sucede normalmente el cierre de las uniones safeno-femoral y safeno-poplítea, así como de vasos perforantes, previniendo la reentrada de la sangre hacia el sistema venoso superficial lo que protege a los tejidos y venas superficiales de la presión de 200 a 300  mmHg que puede provocar la sístole muscular. Aproximadamente 60 a 70 ml de sangre venosa serán expelidos por la vena poplítea cada 4 o 5 sístoles musculares. Así veremos como la bomba muscular también tiene un gasto como sucede con el gasto cardíaco.

Suscripción

Diástole

es el momento de la relajación muscular en el cual ocurre el rellenado venoso. En esta fase la sangre entra al sistema venoso profundo a través de los vasos perforantes para llenar los sinusoides subfasciales, el flujo reverso durante esta fase en bipedestación o sedestación es impedido por el cierre de las válvulas.

 

úlcera
Caso de úlcera varicosa asociado a falla de bomba muscular

 

La bomba válvulo-muscular en bipedestación o sentados es imprescindible para asegurar un correcto drenaje venoso de modo de contrarrestar adecuadamente la acción de la gravedad. La falla en el diagnóstico y tratamiento de su mal funcionamiento es una de las causas más importantes de falla en el tratamiento de la úlcera varicosa recurrente.

Es frecuente observar falla de la bomba muscular en ancianos, pacientes inmovilizados, pacientes con secuelas de accidente cerebrovascular, artritis, trauma, entre otros.

Anexo el link a algunos casos clínicos donde hemos tratado este tema (Ir a los casos)

 

Referencias

1. Lanzer P, Topol EJ. Pan Vascular Medicine: Integrated Clinical Management. Springer; 2002.
2. Gardner AMN, Fox RH. The Venous System in Health and Disease. IOS Press; 2001.
3. Bradbury A. Ch24 Mechanisms of Vascular Disease. The University of Adelaide;
4. Becker F. Dictionary of Vascular Medicine Terms: Venous disease (A-O) ; Vol. 2, Venous disease (P-Z). Elsevier Masson; 2006.

Artículos relacionados:

 

Dra. Onelia Greatty

compart2

3 thoughts on “Sístole y diástole no cardíacas

  1. GRACIAS ¡
    Aunque estuvo un poquis largo pero bueno aun así esto me ayudo mucho con mi tarea de Educación Física JI JI

    THANKS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + diecinueve =