Medias para varices, 12 problemas y cómo solucionarlos


Las medias para varices o medias de compresión graduada decreciente son un pilar fundamental del tratamiento de la insuficiencia venosa, sin embargo, muchos pacientes obvian su uso alegando múltiples causas, veamos cuáles son algunas de los problemas que hallamos cuando tratamos de usar las medias para las varices y que son los alegatos más usados por los pacientes para su incumplimiento, además les traemos algunas sugerencias de cómo solucionarlos con algunos dispositivos y modelos de medias que se han creado para casi todo ello.

Uso de medias para la insuficiencia venosa, problemas frecuentes y soluciones sugeridas:

1.   Calor

El calor es una causa frecuente de disconfort y falda de adhesión a la terapia compresiva. Sobre todo en épocas de verano en sitios muy calurosos algunas personas no gustan de usar medias para varices. Nuestra recomendación es tratar de usarlas en lo posible ya que cuando hace calor las venas se dilatan más y es cuando más falta hacen las medias.

Una posibilidad si no tenemos reflujo en las venas de los muslos podría ser  usar sólo medias para la pantorrilla lo que reduciría el calor al no cubrir los muslos. Si este no es el caso trate de estar en ambientes frescos y no pasar demasiado tiempo de pie.

Estos son algunos modelos tanto para hombres como para mujeres de medias que cubren los pies y las pantorrillas:


2.   Las medias para varices me presionan los dedos

hay personas con mucha sensibilidad en los dedos de los pies quienes no soportan sentir grados incluso leves de presión en las punteras de las medias, afortunadamente para ellos se crearon las medias sin punteras o de dedos libres que solucionan este problema médico. Aquí les dejo algunos modelos:


3.   Las medias compresivas aprietan demasiado

Este problema surge muchas veces cuando se compran medias de tallas inferiores a la del paciente. He visto con preocupación cómo ciertos negocios cuando carecen de una determinada compresión juegan con las tallas para “inventar” una media que se ajuste a las que ellos piensan son las indicadas, ojo que esto es una mala práctica.

Por ejemplo: un paciente necesita una mediana compresión y no hay su talla, entonces alguien inventa ponerle una de baja compresión de una o dos tallas menos para que apriete más, esto genera una desproporción indeseable entre compresión y talla que puede redundar en intolerancia a la media, rechazo, falta de efectividad y poca duración por uso indebido. Revise por favor la talla ideal para usted en la caja de las medias de su preferencia, allí seguramente habrá alguna tabla o indicación sobre sus medidas en base a las medidas del paciente, una cinta métrica será lo único que necesite ya sea convencional o como ésta usada para medir perímetros de extremidades.

4.   No me puedo poner las medias sin ayuda

Para nadie es un secreto que los problemas motores, pacientes recién operados o la edad avanzada, entre otros, pueden ser un problema la hora de colocarse las medias. Para ello las soluciones planteables son varias: la independiente que consiste en adquirir alguno de los dispositivos que existen para facilitar su colocación de forma autónoma. Aquí les muestro algunos de ellos:


Otra es pedirle a una persona que colabore con el paciente y que se las ponga todos los días.

Como las medias siempre son un poco ajustadas es recomendable antes de ponérselas tener la piel limpia y seca. Espere a que se absorba cualquier loción antes de ponerse las medias.

5.   A mí me gusta usar sandalias y la media se ve mal

Este problema estético en algunos casos se resuelve muy bien con las medias sin cubierta para los dedos, si la sandalia es demasiado descubierta y la visibilidad de la media no le gusta le invito a plantearse pasar a otro tipo de calzado. El uso de medias que sólo cubren la pantorrilla y no tocan el pie pueden aumentar la presión de las venas de los pies y a largo plazo podrían traerle un problema estético mayor. Siempre pensamos que la salud es lo primero.


6.   Me molestan las medias al tirarme de los vellos de las piernas

En efecto, las personas con vellos en las piernas, sobre todo hombres con mucho vello, pueden sentir molestia al colocarse las medias si tiran de estos, las soluciones pueden ser varias, aquí algunas de ellas: aprender a ponérselas separando bien la media de la piel con los pulgares mientras las sube poco a poco, usar dispositivos de colocación que hagan esto mismo, otra es depilarse, también vale que un especialista lo vea mientras se las coloca y lo oriente a ponérselas.

Miren este genial sistema de colocación extremadamente simple, les dejo el link al video de cómo se usa:


7.   Problemas con el color de las medias

Esto sucede a veces, por ejemplo hay pacientes que sólo conocen las medias blancas antiembólicas que se usan con frecuencia en centros de salud en personas hospitalizadas y creen que todas las medias son así, la verdad es que las medias se consiguen tonos variados que simulan muy bien el color de la piel. Si el caso es por ejemplo el de alguien que gusta estar combinado con sus medias de vestir y estas últimas no son apretadas le recomendamos usar sus medias compresivas debajo de las medias de vestir, es recomendable que se asegure que las de vestir no aprieten, de lo contrario siempre le queda la oportunidad de ir con su médico para que le explique cómo hacerlo, recuerde que la terapia compresiva es muy importante y el médico que la indica está por lo menos en el deber de darle seguimiento.


8.   No me las puedo poner cuando hago ejercicio

Muy por el contrario hay una gran variedad de medias compresivas para la práctica deportiva, les dejo algunos modelos:


9.   Tengo una úlcera, no me puedo poner medias

El trabajo con una úlcera debe estar guiado por su terapeuta especialista en enfermedades vasculares, pasará por curas y vendas así como por el uso de medias compresivas, algunas con cremallera para facilitar su colocación y que son especiales para ello, la elastocompresión en ausencia de trastornos arteriales es un pilar fundamental en la cicatrización de una úlcera mientras se haga con supervisión especializada. Algunos modelos de ejemplo de calcetines compresivos con cremallera:


10.   Las medias me dan picazón

Las alergias a los materiales son un problema poco frecuente pero existente que puede ser referido como prurito e incluso enrojecimiento (eritema) en las piernas, en este caso acuda a su médico tal vez este le indicará algunos materiales para colocar entre su piel y las medias o tendrá opciones que ofrecerle de medias de otras características que no le generen alergias.

11.   Las medias no me suben por la hinchazón y no me las puedo poner

El edema o hinchazón que puede acompañar a la insuficiencia venosa al no usar las medias de compresión decreciente adecuada suele acentuarse a medida que va pasando el día. Una forma de minimizar este problema es ponerse las medias a primera hora de la mañana, el otro es poner las piernas en alto por un largo rato hasta que se reduzca el edema y poder colocárselas con mayor comodidad. Para los pacientes con edema importante en ocasiones, según su caso particular, se les podría recomendar colocar algún objeto que levante un poco las pies de su cama, de esta forma y sin almohadas que se le caigan tendría un poco más elevado los pies y amanecería mucho más deshinchado, aquí les muestro algunos dispositivos que existen para este fin:


12.   Como hoy vine al médico no me puse las medias

Esto representa el día a día de mi consulta. Les digo: ¡Qué bueno es cuando un paciente trae las medias puestas! Con ello vemos cómo le quedan, cómo las manipula y es la oportunidad perfecta para revisar cualquier problema con ellas. Si es que ponérselas y quitárselas frente al médico representa para el paciente una gran ocasión, no la desperdicie.

Artículos relacionados:

Dra. Onelia Greatty