Palpitaciones

Las palpitaciones son un motivo frecuente de consulta al cardiólogo. Como palpitaciones se entiende la percepción de los propios latidos cardíacos que son llevados al plano consciente y pueden deberse a: una alteración de la frecuencia con la cual late el corazón, un cambio en su ritmo o un aumento de su fuerza.

En algunos casos son descritas como una sensación desagradable y aunque a menudo no son graves esto no siempre sucede así que deben ser motivo de consulta para descartar si su causa es una arritmia cardíaca (de mayor o menor importancia según el tipo). Todas las arritmias no se manifiestan con palpitaciones, muchos pacientes pueden presentar latidos anormales (extrasístoles o latidos ectópicos), incluso en gran cantidad y hasta arritmias de cuidado, sin llegar a notarlo. Por otro lado, pacientes quienes no tengan una arritmia significativa pueden tener una desagradable sensación con muy pocos de estos latidos. Así que la presencia de palpitaciones por sí solas no permite hablar de gravedad pero obligan a investigar su causa y pronóstico.

Muchos pacientes quienes presentan extrasístoles refieren sentir que el corazón salta o se detiene, esto último les genera una gran angustia sin embargo en ausencia de otros trastornos como los bloqueos (trastornos de la conducción) la tan inquietante pausa es debido a que durante la extrasístole el corazón no ha tenido tiempo de recuperarse para conducir el siguiente latido normal en el momento que le tocaba y deberá esperar un corto momento al siguiente latido generando un breve período de espera que el paciente es capaz de notar. En el caso de una extrasístole debido a un latido que se ha adelantado es muy probable que el paciente no sienta la extrasístole en sí y lo que va a notar es realmente el latido post extrasistólico que viene luego de la pausa debido a que esta esta ha permitido al corazón más tiempo de llenarse por lo que seguidamente se vaciará más enérgicamente con un mayor volumen latido y este aumento de intensidad en la contracción cardíaca sería lo que percibe el paciente en estos casos como una palpitación.

Mientras que la mayoría de los pacientes refieren las palpitaciones en el tórax algunos las remiten al cuello. Es muy importante conocer las situaciones que rodean a estas palpitaciones (angustia, uso de medicamentos, alimentos, cardiopatía, embarazo, problemas tiroideos, etc.) y los síntomas de los que se acompañan, si inician de manera brusca o lentamente, si son regulares o irregulares, si existe alteración del estado de consciencia o mareos. La clave del diagnóstico radica en poder obtener un electrocardiograma durante el episodio de palpitaciones para dejar un registro que evidencie o no la existencia de una probable arritmia cardíaca. En caso de que las palpitaciones no se presenten cuando acude al médico entonces se le indicará un registro de Holter del ritmo cardíaco para grabar la actividad eléctrica de su corazón por varias horas de manera continua esperando poder capturar el momento en el cual se presente el episodio de palpitaciones.

Holter del ritmo cardíaco
Holter del ritmo cardíaco

Artículos relacionados:

Dra. Onelia Greatty

compart2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − uno =