Las medias me dan calor


Aunque el título de este post a algunas personas nos recuerda la frase de una famosa prosa infantil a los médicos que trabajamos con patología venosa nos habla del día a día de la consulta cuando les preguntamos a aquellos pacientes que incumplen con la elastocompresión indicada por qué lo hacen, más de uno nos dice es que “las medias me dan calor”.

Las medias de compresión graduada decreciente son uno de los pilares fundamentales de la terapia de la insuficiencia venosa ya que reducen el reflujo valvular, favorecen el drenaje linfático, mejoran la microcirculación, reducen el riesgo de trombosis y disminuyen la presión venosa. Junto con el ejercicio son las medidas más sanas y económicas y paradójicamente tal vez sean las más difíciles de cumplir.

La falta de adhesión a los tratamientos y a las medidas de prevención forma parte de la vida de los prescriptores, es un capítulo de nuestro trabajo, en el caso de las medias compresivas son muchas las causas alegadas por los pacientes en este sentido: Calor, imposibilidad para ponérselas solos (frecuente en ancianos o personas con problemas motores), compresión exagerada (muchas veces por tallas inadecuadas), falta de dinero para reponerlas, molestias en los dedos, desidia, olvido y muy rara vez alergias.

Sobre el calor se sabe que actúa como vasodilatador empeorando la insuficiencia venosa, es en momentos de calor cuando las medias son más necesarias así que en sitios calurosos podría probar usarse mientras se está en ambientes de temperatura tolerables y cuando se tenga que estar de pie. Para las personas que tienen dificultad para ponerse las medias existen pequeños dispositivos que facilitan esta labor y para los que sufrimos de dolor en los dedos asociados a su uso las hay con dedos libres que son una maravilla y muchas veces nos permite usarlas con sandalias.

Más cómodas, imposible!

medias para varices

Creo que para un tratamiento de elastocompresión sea exitoso hay que evaluar los siguientes puntos:

    1. El médico tiene que hacer un seguimiento cercano del cumplimiento de la indicación y citar al paciente con las medias que adquirió  luego que se las indicáramos para revisar cómo se las pone, cómo le quedan y si la compresión es la correcta. Indicar las medias por indicarlas suele acompañarse de un alto grado de incumplimiento. Ambos, médico y paciente, deben creer en la importancia de lo que se indica. Así como seguimos el efecto de un antihipertensivo o un anticoagulante hay que hacer lo propio con las medias.
    2. Hay que educar al paciente, explicarle cómo y dónde se mide la extremidad para saber su talla a la hora de ir a comprar unas medias (por supuesto el médico debe medirlo y darle los valores), es necesario explicarle qué debe buscar en la caja donde viene el producto en relación a su talla y compresión, cómo debe lavar las medias (siiii, hay que explicarlo para que duren), qué altura debe tener la media para el caso de ese paciente, a qué hora se pone la media, cuándo no usarla, elementos adicionales a considerar para su confort (con cubierta para los dedos o sin ella). Si necesita ayuda para ponerse las medias quién y cómo se la va a poner. TRANQUILOS QUE ESTO SE APRENDE EN POCOS MINUTOS y es un grato momento donde se fortalece la relación médico-paciente así que aprovéchenlo.
    3. Hay que desmitificar a las medias, les comento que vivo en el trópico y lo primero que hago es mostrarle mis medias a los pacientes y ellos mismos pueden ver que me las pongo todos los días, estoy tan cómoda con ellas que no hay día que no me las ponga y jamás me ha parecido que el calor es una causa para no hacerlo, así mismo se los explico, así que si el médico usa medias es otra gran oportunidad el servir de modelo para reforzar conductas.
    4. El paciente tiene que saber las ventajas que obtendrá con las medias tanto en la prevención de trombosis donde son de vital importancia como en el tratamiento de la insuficiencia venosa, el trabajo del médico en educar nunca termina y es una de las mejores cosas que tiene esta profesión.

Siendo la insuficiencia venosa una enfermedad de alta carga genética y necesitando nosotros vivir con nuestros genes todos los días ¿no les parece que un paciente post operado debería usar las medias de modo preventivo para enlentecer el siempre presente proceso inflamatorio que se inicia con la bipedestación?

Artículos relacionados:

 

Dra. Onelia Greatty