Fibrilación auricular


La fibrilación auricular es una arritmia muy frecuente. En este artículo veremos como es la actividad eléctrica normal del corazón para explicar enseguida en que consiste la fibrilación auricular, causas, su incidencia en diferentes grupos de edades, consecuencias y estrategias de tratamiento.

Nuestro corazón, así como un reloj, guarda el paso de cada uno de sus latidos de tal forma de poder mantener el ritmo. Estos latidos se originan normalmente en un grupo de células llamado nodo sinusal ubicado en una de las cámaras cardíacas, la aurícula derecha (figura 1). El nodo sinusal, tal como si se tratara de una batería, mantiene la energía eléctrica del corazón y esta será transmitida por una serie de estructuras que actúan como sistema de conducción de los estímulos eléctricos hacia el resto del corazón, cada paso de electricidad genera la contracción del miocardio y en consecuencia un latido cardíaco, generalmente a una frecuencia que oscila de 60 a 100 latidos por minuto.

 

Ritmo normal del corazón
Figura 1

 

 

Inicialmente la sangre proveniente del organismo o de los pulmones pasa a las aurículas y de allí a los ventrículos por la presión mayor que existe en determinado momento desde las primeras hacia los segundos. Cuando se origina el impulso eléctrico sinusal la primera zona que se contrae en el corazón son las aurículas lo que lleva a la sangre que aún quedaba en ellas hacia los ventrículos para que estos puedan llenarse por completo y continuar el ciclo cardiaco. Si bien este impulso extra que dan las aurículas al llenado ventricular sólo aporta el 30% de la sangre que llena a los ventrículos y no es imprescindible en condiciones normales mejora en conjunto la función cardiaca y puede ser de gran importancia en pacientes con insuficiencia cardiaca (incapacidad del corazón para generar un trabajo eficiente).

¿Qué es una arritmia?

Una arritmia no es más que la pérdida de sincronía del latido cardiaco normal ya sea por alteración del nodo sinusal o por la aparición de otras células productoras de estímulos eléctricos en zonas distintas del corazón pasando a competir con el estímulo sinusal normal alterando el ritmo.


¿Qué es la fibrilación auricular?

Una de las arritmias más frecuentes es la Fibrilación auricular que llega a afectar a un 1% de la población y que aumenta conforme avanzamos en edad hasta estar presente en 5% de las personas cuya edad oscila alrededor de los 80 años. La fibrilación auricular consiste en la pérdida del control del nodo sinusal sobre los estímulos eléctricos que llegan a las aurículas siendo tomado el comando por múltiples pequeños focos de células productoras de estímulos eléctricos que son disparados de manera incoordinada sobre las aurículas a una velocidad de 400 a 600 por minuto no logrando producirse una contracción auricular efectiva (figura 2) con la pérdida de ese 30% aproximado del aporte que dan las aurículas al llenado de los ventrículos. Sólo algunos estímulos eléctricos auriculares alcanzan pasar por el sistema de conducción hacia los ventrículos, así que el latido cardiaco se hace irregular y puede o no estar acelerado.

 

Fibrilación auricular
Figura 2

 

Causas predisponentes

Muchas situaciones predisponen a las personas a padecer fibrilación auricular tales como la enfermedad arterial coronaria, alteraciones valvulares, crecimiento cardiaco, alteraciones tiroideas, consumo excesivo de alcohol, algunos medicamentos como la teofilina, neumonías, etc.

¿Cómo se clasifica la fibrilación auricular?

La fibrilación auricular una vez que aparece puede desaparecer espontáneamente y comportarse de manera episódica o establecerse en forma definitiva como ritmo permanente, de tal manerase puede clasificar a la fibrilación auricular en 3 tipos:

Fibrilación auricular paroxística: Con episodios autolimitados que duran cada uno de ellos menos de 7 días.

Fibrilación auricular persistente: Requiere ser convertida a un ritmo sinusal normal con medicamentos o a través de terapia eléctrica por un médico especialista.

Fibrilación auricular permanente: cuando no es posible lograr nuevamente un ritmo sinusal normal.


Síntomas

La mayoría de los pacientes con fibrilación auricular refieren palpitaciones, sobre todo en la forma paroxística, y cansancio o acortamiento de la respiración. El crecimiento de las aurículas así como la ausencia de una contracción eficiente de las mismas predispone a la estasis de la sangre en las mismas y por ello a la formación de trombos (coágulo que se forma dentro del organismo) que pueden luego desprenderse (embolizar) y navegar hacia el territorio arterial donde al encontrar un vaso de pequeño calibre llevan a su oclusión con déficit circulatorio y probable infarto de la zona afectada, con mayor frecuencia el cerebro. Por ello hoy en día se establece que la fibrilación auricular tiene un significativo impacto negativo en la calidad de vida de las personas que la padecen y un incremento en la mortalidad y morbilidad, con aumento del riesgo de infarto cerebral, oclusiones arteriales en las extremidades, insuficiencia cardíaca y muerte.

Tratamiento

Reloj Monitor de múltiples parámetros

El tratamiento de este tipo de arritmias debe ser coordinado por un médico especialista quien decidirá sobre las alternativas terapéuticas a ofrecer al paciente.

Uno de los pilares del tratamiento de sujetos con fibrilación auricular, sobre todo en su forma crónica, es la anticoagulación siendo más frecuentemente empleado un medicamento llamado warfarina que a dosis apropiada inhibe la formación de coágulos disminuyendo el riesgo de trombosis. Es un medicamento de vigilancia estricta y controles periódicos. En pacientes en quienes no es segura la anticoagulación por ser de alto riesgo para sangrado, se puede considerar el uso de otros medicamentos como los antiagregantes plaquetarios (Ej: aspirina).

Existen medicamentos antiarrítmicos que son administrados al paciente en la búsqueda de revertir la fibrilación auricular (sobre todo aguda) nuevamente hacia un ritmo sinusal normal o para el control de la frecuencia cardiaca en los casos de latidos acelerados.

Uno de los tratamientos en pacientes con fibrilación auricular es la cardioversión eléctrica capaz de restaurar el ritmo normal en un 90% de los casos, se realiza en forma de una descarga eléctrica monitorizada que busca eliminar la arritmia, generalmente crónica, de manera inmediata, aún cuando debe tenerse presente que es posible la recurrencia en horas o meses de la arritmia. Debe realizarse bajo condiciones que permitan evaluar la presencia de trombos. Con el uso de antiarrítmicos podemos disminuir la posibilidad de recurrencia de la arritmia.

Otros procedimientos más complejos y realizados aún con menor frecuencia son la ablación por radiofrecuencia para tratar de eliminar mediante catéteres zonas en las aurículas donde se produce la fibrilación auricular, la colocación de marcapasos en los pacientes a quienes es necesario eliminar el sistema de conducción o la cirugía.

Artículos relacionados:

 

Dra. Onelia Greatty