La muerte de Einstein

Albert Einstein, el famoso físico de origen alemán, autor de la teoría de la relatividad, considerado el científico más importante del siglo XX por la revista Time, dejó de existir a los 76 años el 18 de abril de 1955 en Princeton, Nueva Jersey, la causa fue la hemorragia que le ocasionara la ruptura de un aneurisma de la aorta abdominal (AAA).

Albert EinsteinAnteriormente, en 1948, Einstein había cursado con fuertes dolores abdominales por lo cual el Dr. Rudolph Nissen en el hospital judio de Brooklyn le realizó el 31 de diciembre una laparotomía exploradora, ante el hallazgo quirúrgico de un aneurisma de la aorta abdominal del tamaño de una mandarina el cirujano procedió a cubrirlo con celofán con el fin  de reforzar la pared de la aorta (técnica introducida por Rea ese mismo año), para aquel entonces no existía una técnica definitiva para resolverlo. En 1951 Dubois efectuó la primera sustitución de un aneurisma aórtico realizada con éxito mediante un aloinjerto liofilizado. Entre los antecedentes de Einstein se encontraban el ser un fumador empedernido y el fallecimiento de su padre por infarto del miocardio.

Einstein permaneció relativamente asintomático por 6 años y medio, hasta que en 1955 comenzó a experimentar vagos dolores abdominales. Tres días después éstos se hicieron más fuertes, agregándose náuseas y vómitos. Sus médicos propusieron una nueva intervención dada las sospechas de colecistitis o una grieta en el aneurisma. Para el año de la muerte de Einstein ya existían técnicas para reparar su enfermedad, no obstante la experiencia era poca. Al no brindarle garantías sobre el resultado de la cirugía, Einstein la rechazó diciendola siguiente frase:

 

“Quiero irme cuando quiero. Es de mal gusto prolongar artificialmente la vida. He hecho mi parte, es hora de irse. Yo lo haré con elegancia.”

 

En la autopsia realizada por el Dr. Thomas Harvey se encontró la vesícula intacta aunque comprimida por un gran hematoma ocasionado por la hemorragia masiva secundaria a la rotura del aneurisma aórtico abdominal. Más tarde, Nissen declararía que la intervención no hubiera sido posible debido a la cercanía del aneurisma a las arterias renales.

 

Noticia de la muerte de Einsten
Noticia de la muerte de Einstein publicada en el New York World-Telegram

Millones de personas han muerto por ruptura de un aneurisma aórtico abdominal, entre ellos:

Lucille Ball
Lucille Ball
Charles de Gaulle
Charles de Gaulle
John Ritter
John Ritter (por este último se crearon las Reglas de Ritter en disección aórtica)

La rotura es la primera manifestación clínica del aneurisma en el 10 al 30 % de los  pacientes y sólo un tercio de los aneurismas son diagnosticados antes de esta complicación.  La detección precoz de un aneurisma se asocia a una menor incidencia de ruptura, por lo que el esfuerzo debe estar  centrado  en  aquellas  medidas  que  permitieran  un diagnóstico precoz y tratamiento electivo.

En los Estados Unidos se mencionan más de 15.000 casos por año. En Gran Bretaña se presentan alrededor de 6.000 muertos por la misma causa. La tasa de mortalidad de quienes llegan con vida al hospital luego de la ruptura de un AAA oscila entre  40%, cuando sobreviven se asocian con alto índice de complicaciones. Muchos de estos pacientes mueren después de permanecer largos períodos  en unidades de cuidados intensivos o en salas generales.

Se ha observa do que la incidencia de la AAA roto en la población general es de 6,3 por cada 100.000 habitantes; entre los mayores de 65 años es de 35.5 x 100.000

Después de 29 años de la muerte de Albert Einstein, un médico del mismo hospital en el cual murió, en Princeton, bautizó con el nombre de Signo de Einstein a un cuadro similar a la colecistitis aguda ocasionado por la ruptura de un aneurisma de aorta abdominal.

Suscripción

Artículos relacionados:

 

Dra. Onelia Greatty

compart2

7 thoughts on “La muerte de Einstein

  1. Que fecha publicaron este contenido que estoy haciendo un trabajo y necesito la fecha

    1. Buenos días, María Victoria, lo escribí en el 2012. Siempre es agradable cuando la gente recuerda citarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 5 =