Clasificación CEAP

Dra. Onelia Greatty

La comunicación efectiva es un requisito fundamental de la práctica médica, un ejemplo de problemas de comunicación ha sido la clásica manera de transmitir la información sobre el estado de la patología venosa en algunos pacientes. Recuerdo múltiples referencias de diversos especialistas quienes han solicitado estudios vasculares en relación a pacientes con insuficiencia venosa crónica (IVC) empleando las más diversas y poco conocidas clasificaciones. Como se imaginarán esas mismas referencias perdían su utilidad por no ser efectivas en comunicar el estado de un paciente (sin entrar en el punto que muchas veces no dicen nada más) colocando además una barrera en la discusión de casos.

Las clasificaciones son muy importantes en la vida, permiten ordenar o situar algo de acuerdo con unas directrices que consideran atributos o propiedades comunes a varios elementos, aquellos clasificados bajo las mismas características ahora guardan un vínculo entre sí además que genera diferencias con otros. Las clasificaciones ponen orden al desarrollo de una actividad, lo cual en el accionar médico es fundamental.

Afortunadamente y conociendo mundialmente este problema se creó en 1994 la clasificación CEAP (Clinical-Etiological-Anatomical-Pathophysiological)  de la insuficiencia venosa crónica de los miembros inferiores, cada vez son más los médicos quienes la usan y con ello crean puentes en las antiguas brechas comunicativas, realizando el trabajo, extremadamente valioso, de informar y dar seguimiento los  pacientes, permitiendo la comparación de la efectividad de los tratamientos, e inclusive la comparación de los mismos entre instituciones. La clasificación CEAP ha hecho más claras las publicaciones y comunicaciones.

La primera versión de esta clasificación fue diseñada como un documento que evolucionaría con el tiempo.  CEAP sufrió su primera revisión oficial por un panel internacional bajo los auspicios del Foro Venoso Americano en 2004. El documento revisado mejora algunos detalles subyacentes. Además, para fomentar su uso más amplio se adoptó una versión abreviada o “CEAP básica” como una alternativa a la CEAP completa (anatómicamente más descriptiva).

Suscripción

La clasificación CEAP tiene 4 apartados principales que están basados en las manifestaciones clínicas, factores etiológicos, distribución anatómica y hallazgos fisiopatológicos de la IVC.

Manifestaciones clínicas:

C0 Sin evidencia visible o palpable de enfermedad venosa.

C1 Telangiectasias o venas reticulares.

C2 Várices tronculares (Mayores de 3 milímetros de diámetro).

C3 Edema de miembros inferiores.

C4 Cambios tróficos en piel:

C4a: Pigmentación o eczema

C4b: Lipodermatoesclerosis o atrofia blanca.

C5 Ulcera venosa cicatrizada

C6 Ulcera venosa activa.

A este segmento de la clasificación correspondiente con la clínica se le pueden sumar dos letras más: S = Sintomática, que incluye dolor, tensión, irritación cutánea, pesadez y calambres musculares y otras dolencias atribuibles a la disfunción venosa, ó A = Asintomática) . Ejemplos C6S= úlcera venosa activa en paciente sintomático, C0S paciente sin evidencia visible o palpable de enfermedad venosa pero con síntomas sugestivos de la misma.

Para la etiología:

Ep: Primaria –genéticamente determinada o de causa desconocida que causa falla de las válvulas venosas

Es: Secundaria – Producto del daño que ocasiona una trombosis venosa al sistema venoso previamente normal

Ec: Congénita – Trastornos de nacimiento. Por ejemplo las angiodisplasias.

En: sin causa identificada.

En cuanto a la extensión anatómica de la enfermedad:

As: Problemas en el sistema venoso superficial

Ad: Problemas en el sistema venoso profundo (D de deep o profundo en inglés).

AP: Problemas en las venas perforantes.

An: localización anatómica no identificada.

O cualquier combinación de las anteriores.

En cuanto al mecanismo fisiopatológico (Pathophysiology):

Pr Donde el problema específico es el reflujo ocasionado por defectos en las válvulas venosas

Po Donde el problema es debido a obstrucción de venas y con ello del retorno venoso.

Pn: sin patología venosa identificable

Utilidad de la clasificación CEAP:

  • Estandariza los hallazgos de la IVC estudiando de forma resumida las alteraciones venosas de los pacientes.
  • Aporta un mismo lenguaje efectivo entre comunidades médicas sobre la IVC
  • Ha hecho más claras y precisas las publicaciones y comunicaciones
  • Facilita el estudio diagnóstico y pronóstico de la IVC
  • Orienta al tratamiento y seguimiento evolutivo de los pacientes
  • Permite reconocer las ventajas e inconvenientes de las terapéuticas propuestas.
  • Posibilita categorizar a los pacientes según estadios, permitiendo comparar grupos
  • similares.

Hay varias aplicaciones electrónicas que permiten recordarla y usarla, tanto para ordenadores como para dispositivos móviles.

Inconvenientes de la Clasificación CEAP:

Causas de la insuficiencia venosaPor su puesto la clasificación CEAP no es perfecta, no obstante es la mejor aproximación que hemos tenido a la clasificación de la IVC pues resulta muy útil para una gran parte de problemas y debe promoverse su uso extendido. Un inconveniente que le reconozco es el no tener un apartado que considere la falla de bomba muscular uno de los pilares etiopatogénicos principales en la génesis de la IVC que debe ser evaluado y tratado para lograr resultados mejores y prolongados, una deuda que tal vez se resuelva en futuras revisiones y que seguramente cambiará conforme nos abrimos a entender que el tratamiento por problemas de la IVC no sólo se ha de limitar al reflujo y la obstrucción, cuando estos existan.

Publicado el 19 de febrero de 2017.

 

Artículos relacionados:

compart2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + 8 =