Amaurosis Fugaz, casos

La amaurosis fugaz es una entidad de gran relevancia pues suele ser premonitoria de eventos posteriores, incrementando el riesgo de un accidente cerebro vascular.

La amaurosis fugaz o ceguera monocular transitoria consiste en la pérdida temporal de la visión por un ojo de pocos minutos de duración y que suele asociarse a obstrucción súbita del flujo arterial hacia la retina.

La fuente de esta obstrucción puede consistir en un émbolo procedente del sistema carotídeo, de la aorta o tener origen cardíaco. Sin embargo hay muchas otras causas quedando agrupadas como: embólica, hemodinámica, ocular, neurológica e idiopática (sin causa identificada). Una de las causas más frecuentes es la enfermedad aterosclerótica de los troncos arteriales supra aórticos a lo que le sigue vasoespasmo, neuropatías ópticas, arteritis de células gigantes, glaucoma de ángulo cerrado, presión intracraneal elevada, enfermedad opresiva orbital, aumento de la viscosidad sanguínea o hipercoagulación.

A continuación les traigo dos casos de pacientes quienes presentaron amaurosis fugaz y los hallazgos del eco Doppler de cada uno de ellos

Caso 1:

Las primeras dos imágenes corresponden a una paciente de 59 años con amaurosis fugaz del ojo derecho, observe la presencia de irregularidades parietales el la arteria carótida común derecha (1era imagen) y la existencia de una placa de ateroma blanda en el bulbo carotídeo ipsilateral (2da imagen). Ambas características pueden atribuir aumento del riesgo tromboembólico.

Caso 2:

El segundo caso (imágenes en escala de grises) es el de un paciente masculino de 75 años quien presentó clínica de amaurosis fugaz izquierda, nótese la presencia de enfermedad aterosclerótica difusa afectando a la arteria carótida común derecha (primera imagen) donde se observa una extensa placa de ateroma de composición heterogénea, con áreas isoecoicas e hiperecoicas (calcificación), además de presentar placas de ateroma calcificadas de superficie irregular en el origen de la arteria carótida interna izquierda y más adentrado el bulbo (2da imagen).

Doppler carotídeo

Es de hacer notar que en ninguno de los casos mostrados existía estenosis vascular, lo cual es frecuente ya que aunque las estenosis vasculares son predictoras importantes de eventos tromboembólicos son menos los pacientes que las tienen respecto a la gran masa que presenta placas de ateroma no estenosantes y donde pueden existir placas vulnerables que lleven a este tipo de eventos.

El eco Doppler forma parte de los estudios diagnósticos en este tipo de entidades .

Artículos relacionados

Dra. Onelia Greatty